PROBLEMÁTICA DE UNA SEXUALIDAD IRRESPONSABLE

Cuando no manejas tu sexualidad responsablemente vas a tener problemas.

 

BASTA UNA SOLA VEZ

Hemos escuchado hablar que todos los excesos son malos, sin embargo esta frase no funciona para el tema de sexualidad, pues una sola relación sexual puede traer muchos inconvenientes. Lo importante para protegerte no es la cantidad sino la responsabilidad, lo cual significa que puedas medir muy bien las consecuencias de lo que harás e identificar los peligros. En ese sentido te hacemos una lista de situaciones incomodas y hasta dolorosa, que resultan como consecuencia de una sexualidad irresponsable:

 

EMBARAZO NO DESEADO

Este problema es más común de lo que pensamos y es especialmente una situación terrible en adolescentes. Cuando somos jóvenes, las personas tenemos sueños y anhelos para el futuro; soñamos con terminar nuestros estudios, tener una profesión, tener nuestras cosas, enamorarnos de una persona muy especial, viajar y otros deseos. Pero cuando un embarazo no planeado aparece entonces el camino para alcanzar las metas se hace más complicado.

En la adolescencia el cuerpo de los jóvenes comienza a tener cambios que los prepara a futuro para una vida sexual. En esta etapa se puede producir un embarazo que resulte médicamente viable, pero indudablemente no se tiene la madurez sicológica para asumir el rol que demanda tener un hijo.

ABORTO

Cuando se produce un embarazo no deseado, la solución errónea que en ocasiones llega a la mente de los afectados es el aborto. De esta forma supuestamente se acaba el problema, pues no habrá nuevas responsabilidades y aparentemente se evitaran los obstáculos para cumplir los sueños; erróneamente se piensa que el aborto evitará un problema social o familiar a quien lo practica. Sin embargo los problemas secundarios que produce tienen repercusión en la salud física y sobre todo en el aspecto emocional.

 

 

 
 
 

Cuando los adolescentes y en general cualquier persona incurre en esta práctica, no se imagina realmente en que lío se está metiendo. Muchas de las parejas que han tomado esta decisión y sobre todo las mujeres, experimentan un arrepentimiento que las lleva a pensar que hubiera sido preferible continuar con su embarazo a pesar de todas las complicaciones que este les hubiera podido generar. ¿Cuál es la razón?

Lo que se esconde detrás de un aborto:

Un aborto es una intervención extremadamente delicada a un proceso natural. Durante el embarazo, todo el cuerpo de la madre se prepara para el crecimiento del feto dentro de su vientre y se producen cambios en la capa interna del útero, la cual puede resultar muy afectada durante el aborto. La afección puede producirle inflamación y si esta es acompañada de una infección, será necesario retirar el útero para salvar la vida de la persona. Un aborto también puede producir esterilidad, además de múltiples infecciones, debido a las malas condiciones de higiene en los lugares para esta práctica.

En el aspecto psicológico, la persona que se practicó el aborto experimentará una carga emocional negativa, que la acompañará por muchos años. El sentido de culpa por haber cegado una vida, la incertidumbre por saber cómo hubieran sido las cosas con su hijo, el conflicto moral y una autoestima baja, son algunas de las cosas que le siguen a un aborto.

ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

Una de las consecuencias más terribles de una sexualidad sin responsabilidad es el contagio de enfermedades de transmisión sexual (ETS). Esta lamentable situación está asociada generalmente a las prácticas sexuales de un individuo con diferentes personas durante su vida, aunque otros pueden contagiarse “inocentemente” cuando se involucran con dichas personas.

Este tipo de enfermedades son más comunes de lo que muchos piensan y afectan tanto adultos como a jóvenes en todas las esferas de la sociedad; no importa la raza, religión, país de origen o estrato social, las ETS están presentes y “andan al asecho buscando nuevas víctimas”.

VIOLENCIA SEXUAL

Un problema muy común en nuestro medio es la violencia o abuso sexual. Esta situación se presenta en todas las edades y en ambos géneros, aunque en su mayoría los abusadores son hombres y las abusadas son mujeres. Este problema afecta principalmente a personas “débiles” como niños y niñas, adolescentes, mujeres y algunos hombres; en ese sentido podemos encontrar diferentes casos como el abuso entre conyugues, el abuso de un adulto hacia un menor o el abuso en que el agresor es un familiar, vecino, profesor o conocido. Los casos de violación sexual por parte de personas desconocidas son menos frecuentes.

El abuso sexual genera problemas sicológicos en las victimas y produce perjuicios visibles físicamente cuando la persona afectada contrae alguna enfermedad de transmisión sexual o queda en embarazo.

Una persona abusada sexualmente experimenta una carga emocional que varía en gravedad de acuerdo a su condición, aunque en general lo asimila como una situación terrible. Algunas de las emociones que siente un abusado pueden ser temor, inseguridad, desconfianza generalizada hacia las personas que pretendan acercase, sensación de suciedad, sensación de impotencia por no poder defenderse, decepción por el agresor (si lo conoce) y en ocasiones puede experimentar decepción por el género.

 

¿Qué podemos hacer ante una situación de abuso sexual?

Ser agraviado sexualmente es una situación penosa para cualquier persona y en ocasiones resulta incomodo contar y recordar lo sucedido, sin embargo es necesario que la victima se rodee de personas de su confianza y busque ayuda profesional (médicos o sicólogos) para manejar los problemas que esto conlleva. Los traumas sicológicos que deja una violación pueden ser tratados y la victima puede recuperar su estabilidad emocional y tener una vida normal.

Un elemento que va de la mano de muchos abusos y que ayuda para que la situación se repita una y otra vez, se llama EL SILENCIO. Este permite que los agresores se mantengan en la impunidad y continúen haciendo daño. Por lo tanto es necesario denunciar estos abusos y “sacarlos a la luz”. No importa que no te vayan a cree o que el agresor sea importante y poderoso, si abusó de ti, cuéntaselo a otros y pide ayuda.

IMPACTO EMOCIONAL

Cada vez que una persona tiene relaciones sexuales, deja una marca imborrable en su interior y experimenta un impacto emocional que puede ser negativo o positivo, dependiendo de las circunstancias que rodearon el encuentro.

Cuando los recuerdos de un encuentro sexual se vuelven tormentosos y amargos, seguramente nos encontramos con una situación de inconformidad en la cual las expectativas, sueños o anhelos no se cumplieron en esa práctica.

Muchas jovencitas y aun los hombres experimentan una sensación de arrepentimiento después de su primera vez, pues consideran que hubiese sido mejor esperar, para estar con la persona correcta.

Las emociones y las expectativas con respecto al sexo son diferentes entre hombres y mujeres. La forma más sencilla de resumir esta diferencia es con la siguiente frase: “La mujer da sexo para recibir amor y el hombre da amor para recibir sexo” Cuando el interés previo a la relación no se cumple, las personas podemos sentirnos mal y quedar con una carga emocional que no es nada fácil superar.

Si quieres conocer este tema de manera detallada, ingresa a nuestra sección El Lado Emocional de la Sexualidad.